4 ago. 2013

Sagunto Romana. Museo de la Vía del Pórtico y la Domus dels Peixos


El Museo de la Vía del Pórtico
Bajo lo que era un campo de fútbol los arqueólogos hallaron restos de un pórtico y un tramo de la famosa Vía Augusta, con más de cinco metros de ancho lo que hace suponer que era de doble circulación. Año 1991.
“Portici Vía”. Antigua vía funeraria del siglo I de entrada a la ciudad. En el siglo II la zona se monumentaliza, se construye un templo dedicado al culto, y la vía se convierte en una calzada urbana. En los siglos III-IV, se transforma en una zona de viviendas y se reduce el ancho de la vía.

En el museo de la Vía del Pòrtic se pueden contemplar los 60 metros lineales de calzada romana con pórtico a ambos lados y cloaca central. 
Restos de unas estructuras funerarias donde se practicaba el rito de incineración, pertenecientes a un mínimo de seis estructuras funerarias de planta rectangular, en distinto estado de conservación. 
Vestigios de un gran edificio monumental de la época alto imperial romana, un Templo dedicado al culto y cimentación de un probable arco monumental.
Conjuntos de estructuras de carácter privado de época bajoimperial.
Una necrópolis de inhumación visigoda. Es en época visigoda cuando se anula la cloaca y se utiliza como espacio de enterramiento. 
Dos viviendas musulmanas reutilizadas en época cristiana y otras estructuras destinadas al uso privado.
En la fase II, han aparecido unos ejes que forman unas domus con la forma de una manzana, así como restos de una calzada romana, que hace una intersección con la ya recuperada en la primera fase. La visita guiada incluye, ahora, el recorrido por el nuevo espacio dónde se aprecia perfectamente la disposición de las viviendas en un periodo que abarca desde Altoimperial Romano hasta la época Medieval.



 Domus dels Peixos
La Domus dels Peixos se descubrió en 2002 con la demolición del cine Marvi, los arqueólogos documentaron la existencia de una domus romana de época alto imperial. La planificación axial de la domus es la típica vivienda pompeyana. Es una vivienda romana que data del siglo II. Un eje central por el que se accede a la vivienda desde la calle; el vestíbulum; un atrio con impluvium, en cuyos murales se pueden apreciar los motivos de peces que han dado nombre a la vivienda; y un tablinium. También se puede distinguir una tabernae a un lado de la entrada de la casa, con acceso tanto a la calle por el exterior y a la vivienda por el interior, por lo que se deduce que el dueño de la domus era también el dueño de la tabernae. Otras estancias documentadas son una culina y un balneo. La casa fue abandonada en el siglo IV.