11 nov. 2011

Un equipo valenciano destapa las perfumerías de Pompeya

Los arqueólogos retrotraen la aparición de los ungüentos hasta el siglo II a. C. - Los envases son iguales a los de la fundación de Valencia.
LEVANTE-EMV VALENCIA. Investigadores del Ayuntamiento de Valencia, del Instituto Valenciano de Conservación y Restauración (Ivacor) y del Centre Jean Berard francés han sacado a la luz las perfumerías más antiguas de Pompeya, desvelando por primera vez todo el proceso de fabricación del perfume.
Si hasta ahora, las más antiguas que se conocían databan del siglo I, con esta investigación se ha descubierto que ya se preparaban desde el siglo II antes de Cristo. Además, los restos de ungüentarios encontrados son iguales a los hallados en las excavaciones valencianas, lo que viene a confirmar que los perfumes llegaban a la capital del Turia procedentes de Nápoles y de la Campania italiana.
Así lo anunció ayer el jefe del Servicio de Arqueología del Ayuntamiento de Valencia, Albert Ribera. Los trabajos, que se realizaron en la ciudad italiana entre los pasados meses de abril y mayo gracias a una subvención del Ministerio de Cultura, han permitido descubrir toda una calle que en la antigüedad estaba poblada de perfumerías, así como observar partes del proceso de fabricación, "desde el prensado del aceite y su elaboración con flores hasta su envasado en ungüentos", explicó.
Precisamente, estos recipientes son "iguales" a los hallados en las excavaciones de Valencia, un parecido que confirma su procedencia italiana, y que se puede apreciar en el centro arqueológico de l'Almoina, donde permanecen expuestas al público estas vasijas. Antes de ser de cristal, los primeros envases eran de cerámica, puntualizó.
Nápoles, la "madre patria"
Ribera destacó que las relaciones entre Nápoles y Valencia no son nuevas: es "histórico" el intercambio entre ambas regiones, tanto que se podría decir que "Nápoles es la madre patria de la fundación de Valencia".
Asimismo, el arqueólogo recordó que Pompeya es patrimonio de la humanidad y animó a otros investigadores a ir a esta ciudad "no solo a excavar sino a preservar este patrimonio de todos".
Por su parte la directora del Ivacor, Carmen Pérez, expuso el estudio medioambiental que realizó en la Casa de Ariana de Pompeya, que demostró que los techos puestos sobre las estancias y su luz ultravioleta "perjudicaban todavía más" las obras de arte.